El masaje erótico es ideal para compartir la intimidad con tu pareja y disfrutar de unas sensaciones increíbles.
Existen diferentes técnicas que aunque tienen similitudes con un masaje tradicional. A diferencia, el erótico se persigue la búsqueda del placer y el gozo, mediante la justa presión de las manos y los correctos movimientos por diferentes partes del cuerpo. Es importante que la pareja experimente y descubra sin ningún tipo de prejuicios ni vergüenzas.
-Pases. Se realiza con la palma de la mano extendida, recorriendo todo el cuerpo de forma lineal y constante. Se puede realizar un poco de más presión en los músculos más grandes o huesos. Estas caricias preparan el cuerpo y lo sensibilizan para el siguiente masaje.
- Arrastres. Se aplican sobre los laterales del cuerpo. Se coloca de perfil la pareja, nos colocamos encima y con las manos arrastramos hacia nosotros el lateral del cuerpo. Esta técnica sirve para estimular los costados del cuerpo de nuestra pareja.
- Amasamientos. Como su propio nombre indica, utilizaremos nuestras manos como si estuviéramos amasando pan. Este masaje se aplica sobre todo en la espalda y lugares carnosos.
- Sacudidas. Esta técnica consiste en utilizar los pulgares para hacer presión sobre los músculos de nuestra pareja. La intensidad siempre será moderada y las zonas donde se apliquen deben ser grandes músculos, muslos, glúteos, etc.
- Círculos y rodillos con los pulgares. Son dos técnicas muy parecidas con las que conseguiremos relajar los músculos de nuestra pareja de forma placentera. Mientras los rodillos se realizan con los nudillos de los dedos, los círculos se llevan a cabo con la yema del pulgar. Se realizan en la espalda, brazos y piernas.
- Círculos con toda la mano. Es parecido a los pases, sólo se diferencia en que mientras en los pases la palma de la manos se movía en linea recta; en esta técnica se mueve en círculos. Con ella conseguiremos calentar las zonas en las que la aplicamos, además de aumentar el riego sanguíneo.
- Percusiones. Se realiza con los bordes exteriores de las manos, percutiendo de forma alterna en diferentes partes del cuerpo de nuestra pareja. Para llevarla a cabo, es importante que las muñecas se encuentren relajadas y que el movimiento sea constante y acelerado. Esta técnica es de las mejores para estimular los músculos.
- Masaje en los hombros. Para conseguir un grado máximo de relajación, su pareja se debe sentar en el suelo, te colocarás detrás y desde esa posición podrás aplicar el masaje sobre los hombros. Esta parte del cuerpo, es una de las zonas donde se acumulan muchas tensiones, este masaje consigue relajar y provoca sensaciones muy agradables.
- Masaje en la nuca. Aprovechando la posición de nuestra pareja en el masaje en los hombros, nos arrodillamos detrás y colocamos nuestras palmas en el cuello y con los dedos damos el masaje en la nuca de forma suave y rítmica.
- Masaje en la cabeza. Se realiza en la misma posición que el masaje de hombros y nuca. Con nuestros dedos recorremos todo el cuero cabelludo de nuestra pareja, como si estuviéramos aplicando champú.
- Masaje en los pies. Coloque a su pareja tumbada boca arriba, coloque un pie sobre su regazo. En esta posición podrá acceder de forma fácil a la planta y dedos del pie.
- Relajar la articulación de la cadera. Tumbado boca arriba, se realizan unos giros y movimientos con la rodilla, para así, conseguir relajar la articulación.
- Masaje en la espalda. Todo un clásico. Tu pareja boca abajo y tus dedos recorren toda la espalda.